Las costumbres hacen leyes… incluso en Sevilla

Las costumbres hacen leyes…

No es extraño que en estas fechas un alumno de educación secundaria solicite tu atención con una llamada o en un encuentro casual, para ofrecer la adquisición de una caja de mantecados, dulces, bombones o todos a la vez. El alumno suele portar un magnífico catálogo a todo color con todos los surtidos disponibles, convirtiéndose en el mejor comercial que haya existido en el mundo. El objetivo es claro y difícilmente puedes evadir esta invitación.

Estos comportamientos,  estimulan la formación de algunas preguntas utópicas:

¿Qué sucedería si los centros docentes sevillanos adquirieran estos dulces en los conventos?

¿Qué se podría hacer con el dinero que los conventos sevillanos obtengan de la venta de grandes cantidades?

La respuesta es clara, se solucionarían los problemas de mantenimiento del patrimonio que acusa la ciudad de Sevilla.

Estamos viviendo una época en la que la sociedad se pregunta por la procedencia de los productos que consume, con un gran interés y pagando un alto precio al importando productos de zonas más alejadas a su ciudad. Pero, no existe un debate sobre el destino de los beneficios que se obtienen con esas ventas, y este inexistente diálogo sería interesante y necesario.

El escritor de este texto ha visitado varios colegios con el fin de invitarlos a colaborar con esta iniciativa, lo que convertiría al colegio en una noticia de gran actualidad. La respuesta ha sido negativa, pero vivo con la esperanza que podemos cambiar las reglas establecidas, si el fin merece la pena.

1 Estre2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (6 votos, media: 4,33 de 5)
Cargando…

 

 

Related Post
0 Comments