Convento San José (Las Teresas)

En pleno corazón del barrio de Santa Cruz en Calle Santa Teresa se encuentra el convento de San José del Carmen, conocido popularmente como “Convento de Las Teresas”, de la congregación de Carmelitas Descalzas.

La portada principal de la iglesia del siglo XVI se compone de un vano adintelado que descansa sobre dos ménsulas y sobre la que se encuentra un tejaroz, con estructura de madera. Bajo él se alojan pinturas murales con temas como: La Inmaculada Concepción, San José y Santa Teresa y dos tarjas con el símbolo de San Elías, la espada flamígera y el libro abierto, el escudo de la Orden Carmelita y la figura del Espíritu Santo en forma de paloma entre cabezas de querubes.
El espacio interior consta de una nave que se cubre mediante bóveda de cañón con lunetos. La capilla mayor, cuadrada, lo hace con cúpula semiesférica.

La portada principal del convento es de sencilla composición adintelada decorada solo con una pintura mural, situada sobre el dintel e incluida en una tarja sujeta por figuras de ángeles y sobre la que se encuentra una pequeña ventana protegida por herrajes de forja.
En el resto de las fachadas se sigue el esquema común del tipo conventual permaneciendo a la vista algunas piedras de molinos embutidas en la parte baja. Se resaltan los zócalos en color almagra al igual que los escasos elementos constructivos existentes, como la línea de cornisa del primer y segundo cuerpo o alguna pequeña ventana protegida con herrajes. En el quiebro del muro de la fachada lateral se encuentra un pequeño retablo de azulejos que representa Santa Teresa de Jesús.

El convento ha sufrido una evolución espacial que ha configurado una organización compleja en torno a los espacios libres come por ejemplo el compás, el claustro y el patio de la subpriora siendo los principales y los menores como el patio de la bóveda, por hallarse bajo él la cripta de la comunidad y el patio del cenador asociado a las funciones de servicio para la cocina. Cuenta también con un jardín trasero, organizado por parterres, con especies arbóreas y plantas ornamentales.
La construcción del edificio se divide en dos partes:

1. La parte que corresponde al palacio renacentista, donde el patio se ha convertido en el claustro y algunas de ellas se han convertido en los locutores, enfermerías y otras áreas de servicio.
2. La parte que correspondía a la iglesia barroca con contigua sacristía, el coro bajo y otras salas adyacentes.

El Compás es un espacio abierto que conecta la portería externa, la iglesia y la claustura.
En el muro derecho del compás se ubica la portería interior donde se encuentra el torno.
El Claustro es de planta rectangular con cuatro galerías, las de la planta baja con columnas de fuste cilíndrico de mármol con capiteles corintios. En las galerías de la planta superior se repite el esquema compositivo de la planta baja aunque con balaustrada de mármol. Las vigas principales de la techumbre de las galerías presentan pinturas con motivos de “candelieri” ocupando toda la superficie de las caras laterales. En el centro del claustro que está presente una fuente de factura moderna. Los zócalos están decorados con azulejos de diversas épocas y estilos y de diferentes.
En el área de la clausura está presente el patio de la subpriora que es rectangular y que con el tiempo ha sido objeto de algunos cambios en el espacio, de hecho, las dos partes han sido retiradas para permitir la conexión con otros entornos. Tiene también cuatro arcos en un lado y dos en el otro, actualmente tapiados.

En la confluencia de las dos galerías se encuentra la escalera principal de acceso a la planta alta, construida en 1951 en sustitución de la original del XVI de angostas dimensiones que todavía se conserva.
En la planta alta se accede al “Paso Dorado”, galería que pone en comunicación las dependencias de esta zona con las del claustro principal, llamada así por el bellísimo artesonado adintelado con piñas de mocárabes que lo cubre.
A la derecha de la puerta de la escalera se encuentra el salón de la “Recreación Alta” que asoma al jardín trasero mediante dos balcones, es una estancia de planta rectangular cubierta por un importante artesonado de forma ochavada apoyado sobre cuatro grandes veneras esquinadas a modo de trompas.
Un interesante retablo baldaquino del siglo XVII es situado sobre una consola y se encuentra la imagen de la Inmaculada del Noviciado del siglo XVIII.

Frente a la escalera se abre la puerta del Oratorio, denominado “Celda de la Santa Madre” por la escultura sedente de la santa que en ella se encuentra. Es una estancia de planta rectangular con techumbre plana de vigas de madera en cuyo extremo.

La Biblioteca es situada a la izquierda de la escalera en el extremo del Paso Dorado, es una habitación rectangular cubierta por un rico artesonado. A través de la biblioteca se accede al lavadero situado en la tercera planta en la azotea del extremo este. La comunicación del “Paso Dorado” con las galerías altas del claustro principal se realiza a través de una puerta adintelada flanqueada por un amplio marco de azulejos sobre zócalo de gran interés artístico. Estas galerías conservan artesonados de maderas semejantes a los de la planta inferior pero con la decoración pictórica muy perdida.

El Convento de San José del Carmen, conocido popularmente como «Las Teresas», se ubica en el barrio de Santa Cruz. El Convento fue fundado por Santa Teresa de Jesús en el año de 1575, dándose la curiosa circunstancia que su fundadora no lo conoció.
El convento no sigue los modelos carmelitas pero se ajusta el diseño del complejo sevillana judería y en 1603 las casas nuevas se añadieron a la anterior construcción. El edificio se terminó entre 1615 y 1618 y, a falta de otras modificaciones posteriores, se consagró en 1616.

La desamortización en los años 1835 a 1837 requiere que todos los monasterios con menos de 20 monjas estaban cerrados. Esto ha creado un problema grave que las monjas habían resuelto apelando a la reina Isabel II.
Este no fue el único problema al que se enfrentan, pero algunos años más tarde, además de las dificultades económicas, el convento fue bombardeado y poco después de un terremoto ha significado que eran necesarios los trabajos de reparación.
En la primera mitad de los 900 que se iniciaron los trabajos de restauración con la construcción de nuevas células y nuevos servicios. Algunos años más tarde fueron hechos de la renovación de edificios.

Contacto Convento de San José (Las Teresas):

Calle Sta. Teresa, 5, 41004 Sevilla

954 21 23 07

1 Estre2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (7 votos, media: 5,00 de 5)
Cargando…

1. Calle santa Teresa, retablo de azulejos que representa Santa Teresa de Jesús.

Fotografía: Patrizia Pusole (patri.pus@hotmail.it)

2. Puerta del convento.

Fotografía: Patrizia Pusole (patri.pus@hotmail.it)

3. Iglesia del convento.

Fotografía: Patrizia Pusole (patri.pus@hotmail.it)